lunes, 26 de mayo de 2008

Autoriza Semarnat destrucción del Gran Bosque de Agua



Es inminente la aprobación de la Autopista Lerma-Tres Marías, en contra de toda información científica; activistas de Greenpeace instalan un letrero en la Semarnat con la leyenda "Destructor del Gran Bosque de Agua" y flechas que indican "Aquí se autorizará la construcción de la Autopista Lerma-Tres Marías"

Activistas de las organizaciones ambientalistas Guardianes de los Árboles y Greenpeace colocaron una enorme flecha señalando a la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA), área de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a cargo de la evaluación de las Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA), como la responsable de la inminente aprobación del proyecto Autopista Lerma Tres Marías (AL3M).

En el edificio, perteneciente a la Semarnat, los activistas instalaron un letrero debajo del logo de la dependencia para mostrar su nueva función: “Destructor del Gran Bosque de Agua”. Además, los ambientalistas pintaron una gran flecha con la leyenda “Aquí se autorizará la construcción de la Autopista Lerma- Tres Marías” y pintaron decenas de flechas que señalaban la entrada hacia la oficina de la DGIRA, para dar testimonio del lugar donde se promoverá la destrucción de esta importante zona forestal.

“Con la aprobación de esta autopista, la Semarnat se convierte en el principal promotor de la destrucción del Gran Bosque de Agua, ya que con su construcción se desatará irremediablemente un proceso de urbanización y especulación de terrenos que acabará con el hábitat de especies en peligro de extinción y afectará la hidrología de la mayor cuenca endorréica de México.

"Como consecuencia se comprometerá el abasto de agua para 35 millones de personas que habitan en la zona centro del país. Para minimizar este grave daño, los promoventes aseguran que crearán un fideicomiso de tres millones de pesos anuales para la conservación de los ecosistemas que destruirán con esta carretera, sin embargo, no habrá dinero que alcance para dotar de agua a los mexicanos que viven en esta región”, explicó Flora Guerrero, representante de Guardianes de los Árboles.

El próximo tres de junio vence la prórroga de 60 días que la Semarnat estableció para dar su fallo sobre el proyecto Autopista Lerma- Tres Marías, después de solicitar información extra a los gobiernos de Morelos y Estado de México. Ahora, pretende aprobarlo desoyendo las advertencias y fundamentos técnicos, científicos y legales de más de 60 investigadores y especialistas en el tema, de los habitantes de las comunidades afectadas y de las organizaciones ambientalistas.

El propio secretario de medio ambiente, Juan Elvira, se manifestó a favor de la construcción de la autopista y se niega a reunirse con las comunidades, académicos y organizaciones para escuchar nuestros argumentos y encontrar alternativas de trazo que no afecten al Gran Bosque de Agua. Más aún, durante la reunión pública de información sobre el proyecto que tuvo lugar en Toluca el 21 de febrero pasado, trataron de excluirnos.

"A esto se suman las declaraciones de Ernesto Enkerlin, titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, quien afirma que esta autopista no afectará a las Áreas Naturales Protegidas (ANP). No nos queda duda de que la Secretaría aprobará el proyecto la próxima semana y que el Proceso de Evaluación de Impacto Ambiental es una mera formalidad”, explicó Héctor Magallón, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace.

De acuerdo con la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT), la mancha urbana de la Ciudad de México y su zona conurbada aumentó 8.5 veces su tamaño en los últimos 60 años. La existencia de las autopistas México-Cuernavaca y México-Toluca facilitó la transformación de zonas rurales y forestales en áreas urbanas, y es actualmente, el eje del crecimiento urbano sobre el Gran Bosque de Agua, tanto del Distrito Federal como de Cuernavaca y Tres Marías.

“Resulta preocupante que la Semarnat apruebe un proyecto de esta naturaleza y apoye el argumento de los promoventes, de que la Autopista no generará crecimiento urbano porque estará confinada. Hace más de tres meses retamos al secretario Juan Elvira a mencionar un ejemplo de carretera que no haya desencadenado un proceso de urbanización y, por supuesto, no ha contestado. Entonces, cómo puede dar su aval para este proyecto cuando tenemos ejemplos muy cercanos, como las autopistas México- Cuernavaca y la México- Toluca que sí están confinadas y esto no ha impedido el crecimiento de la mancha urbana”, cuestionó Magallón.

El proyecto “Autopista Lerma- Tres Marías” fue presentado el pasado 14 de diciembre a la Semarnat para Evaluación de Impacto Ambiental. A pesar de que se trata de una sola carretera y la ley obliga a que todos los proyectos se analicen de manera integral, éste se presentó mediante dos Manifestaciones de Impacto Ambiental. Por si esto fuera poco, el 21 de febrero se llevó a cabo la Reunión Pública de Información para la “porción mexiquense” de la carretera, sin que la convocatoria fuera publicada en la Gaceta Ecológica, al menos cinco días antes de que tuviera lugar, como establece la ley.

“Es muy claro que este proyecto viola la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente y su reglamento en materia de ANP, ya que atraviesa dos áreas naturales protegidas, a unos metros de sus áreas núcleo. Esto se suma a todas las irregularidades en el proceso que tiene el proyecto, por lo tanto, al aprobar la construcción de la Autopista Lerma- Tres Marías, la Semarnat estará avalando la ilegalidad y la destrucción del Gran Bosque de Agua”, concluyó Guerrero.

MAÑANA MAS INFORMACIÓN.

0 comentarios:

Sitio Diseñado por: Grupo Local Greenpeace Morelos